Jerónimo Hernández de Castro

"JERO"


Jefe de la Sección de Protocolo de la Universidad de Salamanca. Concursante centenario en los concursos Saber y Ganar y Pasapalabra.


"Gracias Ana por una presentación tan llena de cariño, ojalá este pregón sea la mitad de bueno que tus palabras. Gracias señor alcalde y gracias a toda la corporación municipal por la invitación para un honor y una responsabilidad tan especiales para mí. Muchísimas gracias salmantinas y salmantinos; visitantes y todos los que vivimos este primer día. El día en que comienzan las fiestas de Nuestra Señora de la Vega 2016.


"Muchas cosas han sucedido junto al Tormes desde los primeros
asentamientos prehistóricos, hasta llegar a lo que hoy somos"


jero

Al pregonero de este año, lo conocéis sobre todo por su faceta de concursante. Quién me iba a decir que hoy ganaría un premio tan valioso: compartir con vosotros el pregón de las fiestas de mi ciudad, en el balcón de esta maravillosa Plaza Mayor.

Quisiera por ello rendir un homenaje a todos los concursantes, y se escucharan aquí los nombres de quienes han llevado el nombre de Salamanca a los estudios de televisión: Javier Dávila, Roberto Sánchez, Susana García, Héctor Puertas, Louis Álvarez, Juan Carlos Romero, Pepa García, Javier Mateos, Tomás Criado y tantos otros, como José Pinto, que en unas pocas horas seguirá triunfando en Saber y Ganar.

JUGAR CON LAS PALABRAS

Todos tenemos la satisfacción de formar parte de ese todo que, como nuestras ferias y fiestas, es motivo de alegría, felicidad, música, acompañamiento… y que, como Saber y Ganar y Pasapalabra, siembra cada día granitos de conocimiento, para aprender y crecer a lo largo de toda la vida.
También, os lo aseguro, los concursos traen algunas obligaciones a todos los incautos nos aventuramos a participar. Algunos días nos toca cantar, yo no sé si hoy será uno de ellos…
Pero, sobre todo, nos obligan a ejercitar la memoria y a jugar con las palabras. En mi memoria están ahora y siempre quienes se fueron antes que nosotros. Mis padres, Jero y Margarita, a quienes dedico este pregón y a todas las personas que llevamos en el corazón, al amparo de la Virgen de la Vega en el Cielo de Salamanca.

Para ellos y como siempre para Ana y Raquel. Para mi familia salmantina de siempre, desde mi tío Miguel de Castro, que atesora más años de juventud; hasta la más pequeña, la recién llegada Irene. Para mi nueva familia de Campaspero y para los buenos amigos que me acompañan en el camino: de la infancia, de la Universidad, de la San Silvestre Salmantina, de ese equipo de fútbol de cada lunes y para mis colegas, que saludo en la persona de Belén Rosell, jefa de protocolo del Ayuntamiento. Además quiero aprovechar esta oportunidad única para daros las gracias por vuestro cariño y vuestro ánimo siempre que he estado en antena y por el regalo de vuestra atención y paciencia conmigo esta mañana.

Ya sabéis que en algunas fiestas de nuestra tierra se baila el cordón que se va tejiendo al compás de la música, como en "El ramo" una canción de Gabriel Calvo1. Yo no puedo tejerlo con cintas de seda, pero quisiera hacerlo jugando con las palabras. Así cumplo el mandato del señor alcalde, expresado por el mismísimo Diccionario de la Real Academia Española: Promulgar un discurso elogioso en voz alta anunciando al público algo que conviene que todos sepan. Así pues sabed todos, que desde el día de hoy y las próximas jornadas ¡Salamanca está en fiestas!

"¿Cómo no vamos a tener ganas de aprender en Salamanca? ¿Cómo no intentar desvelar todos sus secretos? ¿Cómo no disfrutar de un patrimonio que han labrado los siglos?"

Y son centenares las palabras que el diccionario de la Academia vincula con Salamanca. Os lanzo unas poquitas, aprendidas especialmente para este pregón, pero sin que se nos haga muy duro
1 "hemos tejido el cordón a porfía y placer…" en "El Ramo", Canciones populares de Salamanca de Gabriel Calvo - 1 - subir un resayo 2 tan empinado. No quisiera que me cojáis roñía3 por pesado y el pregón acabe en tambarimba4. Mejor nos encontramos en otro momento, con más tranquilidad, al serano5 o en una tizonera6, para compartir y saborear tantos vocablos sabrosos, que los libros o una buena conversación nos hacen llegar.

Jugando con las palabras del poeta Ángel González os diría que para llegar a nuestra Salamanca "fue necesario un ancho espacio y un largo tiempo"7 Muchos antes que nosotros quisieron hacer de esta tierra su casa. Muchas cosas han sucedido junto al Tormes desde los primeros asentamientos prehistóricos, hasta llegar a lo que hoy somos. ¿Cómo no vamos a tener ganas de aprender en Salamanca? ¿Cómo no intentar desvelar todos sus secretos? ¿Cómo no disfrutar de un patrimonio que han labrado los siglos?

LA CIUDAD AMADA

También os digo que tanta historia y tanta belleza a veces no adormecen. Como en los versos de Unamuno, la ciudad nos arrulla en su regazo8 y así, como enamorados mirando a la persona amada parecemos no desear nada más. Estoy seguro que no hay otra ciudad como la nuestra. Se nos acaban las palabras para hablar de ella y quizá entonces basta con cantar, como Rafael Farina: "Salamanca bendita. Qué cosita bonita es el tesoro de tu joyero"9. Pero el joyero de los tesoros de Salamanca no sabe ni puede estar cerrado. Su riqueza se abre y es patrimonio de todos; de la Humanidad como estableció la UNESCO en 1988 o cuando la Universidad junto a la de Coimbra recibe el Premio Princesa de Asturias de Cooperación Internacional, en 1986. Sólo crece cuando se da a todos: a los charros lígrimos10 y a los salmantinos que vienen de fuera, como aquellos navarros, gallegos, francos y portogaleses que la repoblaron en el siglo X. O cuando se ofrece a quienes llegan hoy desde todos los rincones de este mundo global buscando también nuestro regazo; o a los estudiantes que mantienen, más viva que nunca, nuestra Universidad que cumplirá, muy pronto, sus primeros ochocientos años.

En Salamanca hoy, el tiempo se detiene para repetir algo que siempre es distinto. La fiesta, repetida año tras año, adquiere cada vez un valor renovado. Una conmemoración, un ritual, un símbolo que, con independencia de las creencias de cada uno, nos mantiene unidos. Nos vincula con nuestra ciudad, con quienes antes que nosotros llenaron de vida sus barrios y quienes vendrán después. Con todas nuestras diferencias, hoy es el instante de celebrar que estamos juntos y así se hace patente una mañana como la de hoy.


Y también hoy, como en la canción de Enrique Bunbury, yo creo que en Salamanca "Hoy es siempre todavía" 11 Siempre es posible emprender todo lo que tenemos por delante, bien despiertos e impulsados por la fuerza de quienes no parten de cero.

Pero la misión del pregonero toca a su fin. En algunas solemnidades de la Universidad, el maestro de ceremonias golpea el suelo con su bastón para decir ¡Satis! y expresa en voz alta que ya es bastante. Antes que eso suceda os invito a deshacer mi cordón tejido de palabras, porque ahora es vuestro turno.
2 Resayo. Sal. Terreno muy pendiente, pero corto
3 Roñía. Sal. Tirria (Manía, ojeriza)
4 Tambarimba. Sal. Altercado, pendencia.
5 Serano. Sal. Tertulia nocturna que se tiene en los pueblos
6 Tizonera. Sal. 2. Velada que se celebra en las noches de invierno en la cocina, al amor de los tizones.
7 Poema "Para que yo me llame Ángel González", en Ángel González: Luz, fuego o vida. Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 1996, pág. 68
8 Es, mi ciudad dorada, tu regazo /como el regazo amado en que reside el corazón que por el nuestro late;/regazo de sosiego preñado de inquietudes, /sereno mar de abismos tormentosos.
9 Mi Salamanca, canción de Rafael Farina
10 Lígrimo. 2. adj. Sal. puro (‖ libre de mezcla).
11 Alicia expulsada al país de las Maravillas. Canciones de Enrique Bunbury (1996-2006) - 2 -
Sois vosotros quienes tenéis la palabra. Con vuestras palabras y con las de todos: las que nos traen quienes vienen de lejos y las que envían los que tuvieron que marchar. Con esas palabras tendremos que contar la historia de estas fiestas y la de una Salamanca que no se detenga nunca.
Es la hora de Saber. Saber para aprender siempre de la ciudad que enseña y saber para Ganar. Ganar todos juntos nuestro futuro. Con ese empeño solo os pido que gritéis conmigo, porque al pregonero, ya no le quedan segundos en el marcador y, como tantas veces, solo puede decir Pasapalabra.
¡Viva la virgen de la Vega! ¡Viva Salamanca!"